El secreto para dejar el pañal este verano

Quitar el pañal en verano Granujas Crianza Sostenible

He de reconocer que te he engañado un poco con el título, lo admito.

Tal vez tú esperabas leer una lista con pasos a seguir hasta llegar a un bebé o un niño feliz y sin pañal.

Un artículo de esos de “Los 7 pasos para quitar el pañal” o “Retirar el pañal en 3 días o menos

Pero lamento decirte que esto no funciona así.

El pañal no lo quitas tú, lo deja el niño cuando está listo para ello.

El secreto para dejar de usar el pañal es esperar a que tu pequeño esté preparado para ello y pueda  controlar sus esfínteres por sí mismo. Y el verano es una buena  época porque puede estar con menos ropa. Pero debe ser su momento.

Quitar el pañal en verano Granujas Crianza SostenibleEl control de esfínteres es un proceso evolutivo y fisiológico, como hablar, caminar o leer.

No todos los niños llegan a esos hitos al mismo tiempo, y no existe  una edad fija para lograrlo, solo orientativas. Por supuesto, hay muchas excepciones a la norma y no pasa absolutamente nada por ello.

Es completamente normal que  tu hijo use pañal más allá de los 3 años. ¡Vamos a verlo!

Proceso del control de esfínteres. Componente emocional

En España existe una presión social generalizada para que los niños empiecen el cole sin pañal o para que dejen de usarlo al llegar a una determinada edad.

Todas esas presiones pueden ser contraproducentes para nuestros hijos si no están preparados aún para ello.

Comentarios tipo “¿pero sigues con pañal, como un bebé pequeño?” u obligarle a estar horas sentado en un orinal no van a ayudarle a dejar el pañal.

Antes al contrario, este tipo de situaciones pueden provocar bloqueos emocionales en el niño que entorpezcan su desarrollo natural e incluso retrasen esa retirada.

Intenta acompañar a tu hijo desde la empatía y el respeto de su propia evolución; lo importante es que esté bien.

Te voy a contar algunos trucos que yo misma usé y que puedes implantar para ayudarle en este proceso, fomentando su autonomía desde el cariño y el respeto.

  • Prepara un ambiente que le facilite el proceso: un orinal de su tamaño o un adaptador en el váter familiar, con un escalón antideslizante que le permita subirse por sí solo. Aprovecha también para introducirle en la rutina de la higiene necesaria tras ir al baño, que se lave las manos, etc.
  • Utiliza libros y cuentos que ayuden a tu peque a entender este proceso y tomarlo como algo normal. Puedes tenerlos en su zona del baño para que los asocie con ese Existen varios cuentos sobre esta temática que te pueden ayudar, AQUÍ puedes ver un ejemplo perfecto.
  • Prueba el juego simbólico, para que pueda normalizar el control de esfínteres, colocando a sus muñecos en el orinal. Y quien dice muñecos, dice coches J o el elemento con el que juegue normalmente.
  • Acompaña a tu hijo cuando vaya al baño, recuérdaselo y refuerza verbalmente la ocasión cuando veas que necesita ir. Frases como “Avísame si quieres ir al baño” o “¿Quieres ir al baño ahora a hacer caca o pis?” le ayudarán a relacionar la sensación física de tener que ir al baño con su estado emocional.
  • Utiliza braguitas de aprendizaje: son fáciles de subir y bajar para el propio niño y le ayudarán a desarrollar su autonomía. Estas braguitas están especialmente diseñadas para este proceso y son el paso intermedio entre los pañales y la ropa interior, puedes verlos AQUÍ. Son algo así como los ruedines para aprender a andar en bici 😀

Recuerda que lo principal es no obligar al niño, respetar sus tiempos, tener muuuuuuuuuucha paciencia y tratar de que todo el proceso sea lo más natural posible.

Braguita de aprendizaje Yobio

Señales de que tu hijo está listo para dejar el pañal

Tómate estos datos como algo orientativo; ya hemos comentado que cada niño lleva su ritmo hasta alcanzar el control de esfínteres.

Más o menos, empiezan a controlar el pipí diurno y la caca entre los 2 y 4 años. (El control nocturno suele tardar más tiempo).

Cuando tu hijo alcance la madurez fisiológica y física necesaria para este control, podrás advertirlo si hace reiteradamente alguna de estas cosas.

Insisto en que hará “alguna”, no tiene  por qué hacerlas todas:

  • Comienza a realizar acciones de modo autónomo (usar la cuchara, subirse y bajarse la ropa…)
  • Empiezas a encontrar el pañal seco cuando lo cambias.
  • Quiere que le quites el pañal si está mojado, incluso tira de él para quitárselo por sí mismo.
  • Pide ir al baño o muestra curiosidad cuando tú vas y te imita.
  • Está interesado en los cuentos que hablan de pipí y caca.

Estas señales te ayudan a identificar que está preparado para intentar despañalizar, pero no te garantizan el éxito final.

Cada niño es un mundo y controlar esfínteres no es un aprendizaje ni un entrenamiento. Es un hito que logrará cuando su cuerpo y su mente estén listos.

¿Cómo ayudar a tu hijo en su proceso de dejar el pañal cuando esté preparado para ello?

Si tu hijo está listo para comenzar este proceso de quitar el pañal, esta época es perfecta.

Pero no porque el verano sea el mejor momento para ello, ya sabes que le momento lo marca el niño.

Lo que  sí es cierto es que el calor te ayudará a ti a llevarlo mejor 🙂 porque será más fácil mantener limpio y seco al peque (y a su entorno) en caso de accidentes.

Aquí también te voy a contar algunas de las actitudes que yo adopté. La intención es que el proceso sea lo más agradable y natural posible para todos:  tu bebé, la familia al completo y tú misma.

Quitar el pañal en verano Granujas Crianza Sostenible

Felicita al niño por sus logros

Pero no establezcas un sistema de premios ni castigos. Volvemos a la misma idea, no es una competición, sino un proceso natural.

Para tu pequeño será muy satisfactorio conseguir pequeños éxitos sin necesidad de premios adicionales que pueden confundirle y frustrarle si no los consigue. Es mejor apoyarle diciéndole cosas como “lo estás haciendo bien”.

Por el mismo motivo, tampoco le recriminaremos ni ridiculizaremos las ocasiones que no lo consigue.  Si hay algún escape o accidente, cambia a tu peque y limpia sin darle importancia ni recriminar al niño. Recuerda que estamos acompañándole  en un proceso evolutivo.

Retrocede si es necesario.

Si una vez comenzada la rutina detectas que el niño no está listo para quitarse el pañal, no pasa nada por volvérselo a poner. Se trata de restar presión y respetar sus tiempos. Si no está preparado, obligarle no va a hacer que lo esté antes, sino todo lo contrario.

Por cierto, algunos niños llevan mejor hacer el pipí en el orinal que las deposiciones sólidas. Puede que ya utilice el orinal, pero te pida el pañal para hacer caca. Es muy habitual, así que no te preocupes. Si lo piensas bien, es una señal de que está controlando sus esfínteres. Ya llegará el momento en que esté preparado para usar siempre el orina.

Implícale en todo el proceso.

Si utiliza el orinal, pídele que te ayude a tirar los excrementos al váter. Anímale a  usar el papel higiénico o una toallita húmeda, a tirar de la cadena… Una vez más, aprovecha para reforzar su autonomía y autoestima.

Quitar el pañal en verano Granujas Crianza Sostenible

 

Esto tan solo es una pincelada sobre el tema del control de esfínteres y la retirada del pañal. En los talleres de la tienda física Granujas vamos a profundizar más en este tema con la asesoría de especialistas en este campo.

Si te apetece ahondar en el modo de acompañar a tu bebé en este camino, escríbeme y te confirmo fechas y plazas para el próximo taller.

Nuestro próximo taller será el miércoles 20 de junio de 2018 de la mano de Belén Piera ¡Aún nos queda alguna plaza, reserva rápido! Comenzaremos a las 17:30 en nuestra tienda de Valencia

Y, por supuesto, no te pierdas el resto de artículos del blog sobre Crianza Sostenible ¡Te espero en Granujas!

 

Sobrevive a una salida al campo con tus hijos alquilando un portabebés

El invierno ha sido terriblemente largo este año.

El clima nos ayuda a justificarnos por ese tiempo que pasamos en casa, sin hacer nada “especial” con los niños.

Tardes y tardes de lluvia nos empujan a poner la tele, el ordenador, la vídeo consola… para tener un rato de tranquilidad cuando se nos terminan  las ideas sobre actividades con los niños en casa.

¡Pero por fin llega la primavera!

Se ha hecho de rogar para que la celebremos más aún que otros años, y salgamos a disfrutarla con nuestras familias.

No hay mejor modo de recargar las baterías que saliendo al monte o al campo con ellos, pero ¿lo tienes todo listo para esta aventura?

Vas a generar unos recuerdos increíbles para ti y tu familia.

Piensa en los mejores momentos de tu infancia con tu familia… ¿Alguno que tenga que ver con quedarse en casa frente a la tele? 😉

salir al campo con tus hijos mochila alquiler de portabebés Granujas

Sal al campo con tus hijos

Las actividades al aire libre son una gran oportunidad para compartir tiempo en familia, además de un pretexto estupendo para oxigenarnos y desconectar.

Pero ir al campo con tus hijos es una aventura que debes planificar con antelación para evitar problemas o terminar el día con más estrés del que lo empezaste.

Así que ten en cuenta estas 2 ideas antes de salir de casa:

1.  Planificar con anterioridad

Normalmente es importante tener una planificación básica cuando sales a la naturaleza, pero cuando salgas con niños es imprescindible.

Evidentemente, la edad y el número de niños con los que vayas serán determinantes para decidir dónde ir, cuánto va a durar el paseo y qué vais a llevar.

Es mucho más sencillo si en el paseo van más niños.

Si solo tienes un hijo, plantéate salir con alguna otra familia para hacer un grupo infantil. Una aventura compartida es mucho más emocionante y aguantarán más tiempo sin cansarse.

En el campo con bebés que no caminan

No me imagino en medio de un bosque con un carrito, por muy todo terreno que sea.

Tampoco con un bebé en brazos, sin más. ¡Es cansado y puede ser muy, muy peligroso en un suelo con desniveles imprevistos y un entorno inesperado!

Si el niño no camina es fundamental que cuentes con un portabebé.

Evidentemente, el portabebé tendrá que estar adaptado a la edad del bebé y a las necesidades de ese día.

Si el bebé es muy pequeño y no estáis familiarizados con el porteo, mejor espera un poco para hacer esta salida.

Intenta empezar a usar portabebés en trayectos cortos y cerca de casa, para ir perdiendo el miedo a portear a un recién nacido.

Puedes echarle un vistazo a este artículo del blog para saber cómo empezar a portear a tu recién nacido.

Si estás en la zona de Valencia, también puedes acudir a mi taller presencial en beneficio de PayaSOSpital el próximo 22 de Abril en el Parque de Gulliver, dentro del evento La Ciudad de los Payasos.

Otra opción, si no te encaja la fecha, es contratar una asesoría personal, en la que buscaremos el portabebés que mejor se adapte a vuestra situación o vuestras necesidades.

En el campo con niños que ya caminan, pero aún piden brazos (toddler y preschooler)

Si tu hijo es un toddler (entre 1 y 3 años) o preescolar (de 3 a 5 años) es posible que camine un ratito, pero enseguida se canse y te pida brazos.

Evidentemente, no aguanta lo mismo un niño de 10 años que un niño de 3 años.

Una vez más, la solución es un portabebés.

En esta edad, lo más sencillo para salir al campo es una mochila portabebé toddler que sea ergonómica.

Incido en el concepto de “ergonómica” porque seguro que has visto alguna vez una de esas mochilas de montaña que parecen sillas, enormes y complicadas.

Entre las canguras, las conocemos como las “comerramas”, porque el niño va sentando por encima de la cabeza del porteador. Es muy sencillo dejar de estar pendiente de los “peligros” más elevados, pues no estamos acostumbrados a  preocuparnos de las alturas.

Además, personalmente desaconsejo este tipo de mochilas por otras razones:

  • Son muy pesadas debido a la estructura de metal que las sostiene.
  • El niño va sentado en una silla, con lo que no se respeta en absoluto una postura adecuada a su fase de crecimiento. Si además se duerme (muy probable), su posición en la silla será, directamente, peligrosa.
  • Son mucho más caras que las mochilas ergonómicas “tradicionales” y no podrás aprovecharlas en tu día a día.

Y ¿si no he usado portabebés y no dispongo de uno para salir al campo?

Muchas familias no se han imaginado usando un portabebés hasta que no se les plantea una situación como salir al campo o a la montaña.

Indudablemente, los carritos no están pensados para estos paseos campestres  ni para ir de acampada.

Pero si el porteo no es algo habitual para vosotros, comprar un portabebés para salir un día se sale completamente de planes.

¡No hay problema!

Para eso existe el Servicio de Alquiler de Portabebés de Granujas.

Da igual que no vivas en Valencia; el servicio de alquiler de portabebé es válido desde cualquier punto de España. (Si estás en Valencia puedes retirarlo en la tienda física).

Tienes la oportunidad de alquilar una mochila para tu excursión, para un viaje o porque quieres probar un portabebés específico antes de decidirte a comprarlo.

Puedes revisar las condiciones de mi servicio de alquiler de portabebés y saber todos los portabebés que están a tu disposición pinchando en este enlace.

2.  Organizar rutas interesantes y adaptadas

No pierdas nunca de vista que, aunque tengas una pasión increíble por la naturaleza, tu pequeño explorador no tiene por qué verlo del mismo modo que tú.

Un niño no va a sentirse recompensado por el simple hecho de ver paisaje o respirar aire fresco.

Intenta que se impliquen y lo sientan como una aventura, para que disfruten del paseo y les resulte divertido y placentero. Ese es el secreto del éxito.

Para eso, seguramente deberás cambiar tu objetivo habitual. Enfócate en disfrutar del día, no en completar una ruta. Reduce tu ritmo para adaptarte al suyo y disfruta viendo cómo disfruta.

Para que los rastreadores estén entretenidos, podéis jugar durante el paseo a:

  • Buscar tesoros (piedras de un color o una forma determinada, por ejemplo)
  • Ver letras en las formas naturales (si ya las conoce)
  • Veo veo en la naturaleza
  • Adivinar a qué huele o qué se oye en un determinado momento
  • Recrear un cuento que les guste y que discurra en un paisaje similar.
  • Utilizar alguna app que identifique los distintos árboles que os encontréis.

Puedes encontrar muchísimas más ideas en el blog de Yéssica Clemente, de Rejuega.com.  Me ha encantado su artículo sobre los niños exploradores de detalles.

Detente frecuentemente para que puedan jugar, experimentar con las plantas, descansar, hidratarse (¡no olvides llevar agua suficiente!)… Así conseguirás que el día de campo sea inolvidable.

Si buscas ideas para planear un paseo con tu hijos en la zona de Valencia, en el blog Menudos Viajeros nos cuentan nada menos que 10 rutas de senderismo para hacer con niños en un radio máximo de una hora de la ciudad.  No te olvides

Por supuesto, tienes que adaptar la ruta a las capacidades de los niños que te acompañen; eso evitará que ellos se agoten y tú te frustres.

Cuando se cansen, ya sabes: a la mochila portabebés que has alquilado especialmente para la ocasión. 😉

Un apunte extra: los niños aprenden del ejemplo, así que cuida el entorno natural, no tires basura ni maltrates animales ni plantas y estarás educando a tus hijos en el respeto a la naturaleza.

¿Ya has salido al campo con tus hijos?

¿Qué edad tenían?

¿Llevaste alguna mochila portabebé para emergencias?

¿Era tuya o de una tienda de alquiler de portabebés?

¿Tuviste algún problema con el servicio de alquiler de portabebés?

Cómo cuidar el suelo pélvico durante toda tu vida

Aunque cada vez hay más información al respecto, lo cierto es que muchas mujeres no han oído hablar de suelo pélvico hasta que se quedan embarazadas o empiezan a sufrir incontinencia urinaria.

Pero ¿de qué estamos hablando exactamente?

¿Qué es el suelo pélvico y por qué es importante?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que están en la parte inferior de tu cavidad abdominal.

Sostiene tus órganos pélvicos (vejiga, uretra,  útero, vagina y recto) en la posición adecuada, facilitando su normal funcionamiento. Además, da estabilidad a tu columna y tu pelvis.

Hay tres momentos determinantes en el estado de nuestro suelo pélvico:

  1. El embarazo; porque el suelo pélvico deberá soportar el aumento de peso debido al bebé y los cambios hormonales que generan laxitud en esta musculatura.
  2. El parto; porque la musculatura debe estirarse y si el proceso es intervenido con instrumental y/o episiotomía, el daño será aún
  3. La menopausia; porque los cambios físicos de esta etapa pueden afectar también al suelo pélvico y verse agravados por otras causas (obesidad, estreñimiento…).

El suelo pélvico y el embarazo

Estar embarazada, además de ser una gran fuente de alegría, lo es también de cambios físicos.

Tu cuerpo comienza a comportarse de modo distinto a lo que siempre había hecho y surgen novedades  las que tienes que acostumbrarte rápidamente.

Una de esas novedades más frecuentes  es la incontinencia urinaria y frecuentemente, también fecal.

No es una sensación muy  agradable: estornudas, te ríes o toses y notas que no eres capaz de aguantarte.

Se estima que el 40% de las españolas sufren incontinencia  durante el embarazo (sobre todo a partir del  5º o 6º mes). Además de esto, embarazadas con incontinencia son más propensas a ser incontinentes también tras el parto.

La buena noticia es que podemos evitarlo trabajando el suelo pélvico durante el embarazo, lo que nos ayudará no solo a frenar la incontinencia, sino también a prepararnos para el parto y para evitar daños mayores a posteriori.

Qué puedes hacer para cuidar tu suelo pélvico durante el embarazo

Para empezar, es fundamental que el aumento de peso durante el embarazo no sea excesivo.

También debemos cuidar la alimentación para evitar el estreñimiento.

Por supuesto, mantener una higiene postural correcta que te ayudará no solo fortalecer tus músculos perineales, sino también a evitar males posteriores más adelante (como el prolapso).

Es interesante que realices ejercicios de fortalecimiento de la musculatura del suelo pélvico, guiada por algún fisioterapeuta o especialista en suelo pélvico.

Si quieres profundizar en el fortalecimiento de tu suelo pélvico durante el embarazo, te recomiendo este vídeo desarrollado por las webs En Suelo FirmeFisioterapia Online.

El suelo pélvico y el parto

En  mayor o menor medida, todo suelo pélvico sufre durante el parto, sobre todo en el primero.

Los músculos y las fibras deben estirarse tanto para dar salida al bebé que, de no ser por los  mecanismos protectores del embarazo, el daño sería irremediable.

Por eso, en el postparto inmediato siempre hay descolgamiento y debilitamiento muscular.

En la mayoría de los casos este  debilitamiento se recupera. Pero en algunas ocasiones se producen daños a medio plazo, como la incontinencia o el prolapso uterino.

Recuperar el suelo pélvico es una de las tareas postparto más importantes.

Qué puedes hacer para cuidar tu suelo pélvico después del parto

Seguro que has oído hablar de los ejercicios de Kegel. Son realmente útiles y eficaces, pero hacerlos incorrectamente puede empeorar la situación de tus músculos perineales.

Por eso es importante que valores el estado de tu suelo pélvico tras el parto.

Esta valoración debe hacértela un especialista (puede ser tu matrona) antes de empezar a realizar ningún ejercicio de recuperación o fortalecimiento.

Una vez que tengas claro el estado de tus músculos perineales y una orientación de los ejercicios que necesitas, puedes empezar a practicar (con precaución y cuidado) los ejercicios de Kegel.

El suelo pélvico y la menopausia

Con la llegada de la menopausia, la disminución de los niveles hormonales influye directamente sobre el tono, la fuerza y la elasticidad muscular.

Por supuesto, también a la musculatura perineal y al colágeno de los tejidos del suelo pélvico.

Todos estos factores incrementan el riesgo de sufrir alguna disfunción del suelo pélvico, como la incontinencia urinaria, el descenso de órganos (prolapso) o los problemas sexuales como la dispareunia o vaginismo (dolor durante las relaciones sexuales).

Todas estas complicaciones pueden afectar de un modo muy marcado a tu calidad de vida y a tu salud física y emocional.

Qué puedes hacer para cuidar tu suelo pélvico e

 

n la menopausia

Por eso es muy recomendable practicar algún tipo de actividad física (yoga, pilates, natación…) pero siempre poniendo especial atención en mantener una postura adecuada y hacer los ejercicios correctamente. Lo mejor es ser guidada por un profesional.

Los ejercicios de Kegel también son recomendables en esta etapa, como en las anteriores.

Es fundamental que te detengas si algún ejercicio te resulta incómodo, si notas molestias articulares o musculares o si sientes que se incrementan las pérdidas de orina o aumenta la presión en tu zo

 

na perineal.

En esta etapa debes tomar otra serie de hábitos que te ayudarán a mantener en forma tu suelo pélvico: evitar los esfuerzos al defecar, sentarte cuando vas al baño, hidratarte correctamente, no levantar cargas pesadas, cuidar tu higiene íntima…

Por supuesto, es imprescindible que acudas a las revisiones ginecológicas y comentes con tu médico cualquier cambio que sientas en tu zona genital.

En conclusión, a pesar de ser un pequeño desconocido, el suelo pélvico toma una especial importancia en la vida de cualquier mujer, por lo que se hace imprescindible que lo conozcas y lo cuides.

Si estás en Valencia, te recomiendo a dos grandes profesionales con las que  yo trabajo habitualmente: Maria Campos, de FisioSport (y en los talleres de Granujas) y Lucia Berti, de Fisiomujer.

Cuéntame ¿en qué fase de cuidado de tu suelo pélvico te encuentras ahora mismo?