La forma más rápida de saber cómo portear a tu bebé recién nacido

Portear a un bebé recién nacido Granujas Crianza

Si estás embarazada, probablemente te habrás planteado portear a tu futuro bebé, pero seguro que tienes dudas. Todas hemos tenido miedo de “si está bien” portear a un recién nacido, “si es peligroso” para el bebé, si mi bebé “se va a acostumbrar” o “cómo voy a portear” a mi bebé.

Complementado la charla que tuvimos en la tienda física Granujas de Valencia, te muestro algunas razones por las que deberías portear a tu recién nacido y unas ideas para que lo hagas correctamente.

Necesidades del recién nacido

Los seres humanos somos “mamíferos porteadores”. No tenemos crías autosuficientes que se ponen en pie y salen trotando nada más nacer ni solemos tener muchos cachorros en una sola camada que se dan calor entre sí.

Pero nuestros pequeños sí están preparados para sobrevivir en su hábitat natural: el cuerpo de su madre.

Un bebé humano recién nacido es capaz de arrastrarse sobre el cuerpo de su madre y localizar su fuente de alimento. El cuerpo de su madre le proporciona alimento, calor, cobijo…

Tal como explica Nills Bergman, madre y bebé están biológicamente programados para establecer un vínculo biológico y afectivo mutuo.

Por tanto, el porteo es un factor beneficioso para el desarrollo biológico y afectivo de un bebé recién nacido y  un modo maravilloso de conectar con tu bebé.

Necesidades del adulto porteador

La sociedad actual nos marca un ritmo diario muy complicado de simultanear con los ritmos de un bebé recién nacido.

Por eso, muchas familias se plantean portear a un recién nacido por simple y llana necesidad de tener las manos libres, más allá del vínculo afectivo.

A las asesoras de porteo nos dicen, con frecuencia, que no quieren usar portabebés porque portear a un bebé ser perjudicial para el adulto porteador, porque se puede hacer daño en la espalda, por ejemplo.

El planteamiento que debes hacerte es justamente el contrario; mientras tu bebé lo demande, lo vas a llevar en brazos, puede que no todo el tiempo, pero sí todos los días en algún momento. Y no va a ser solo durante el primer año o mientras no camine: un niño de 3 años va a pedir que le “aupes” alguna vez.

A)    Seguridad y ergonomía: la importancia de la posición

Cuando porteamos a un bebé (y especialmente a un recién nacido) el objetivo es respetar su posición natura y además es imprescindible tener en cuenta tres precauciones básicas:

  1. Vías respiratorias despejadas. Un bebé recién nacido (o prematuro o con bajo tono muscular) no tiene la fuerza suficiente para manifestar si tiene dificultades para respirar. Por eso hemos de asegurarnos de que no tenga el mentón sobre el pecho (lo que cerraría las vías respiratorias), que la tela del portabebés no cubran su cara y que su rostro no esté completamente presionado contra el cuerpo del porteador.
  2. Posición del bebé porteado. Seguro que has oído hablar de la posición ranita, cuando las piernas del bebé forman una “M” en la que sus rodillas serían las puntas superiores de la M.
    Pero hay que tener cuidado al portear a un bebé recién nacido; la apertura de piernas de un bebé pequeño puede no llegar a “dibujar” esa “M”, sino que será más bien como si se posara sobre el cuerpo del porteador.
    Nunca debe forzarse esa apertura, sino adaptarse al tamaño del bebé porteado, que posiblemente no abrirá mucho las piernas e incluso mantendrá los pies juntos.
    Además, el bebé debe ir colocado sobre el adulto a una altura suficiente para poder besarle la cabecita, pero no golpearle con nuestra barbilla.

  3. Colocación de la espalda. La posición natural de un recién nacido es con la espalda curvada, en forma de “C”. Así es como debe quedar al colocarlo en un portabebé en posición vertical. Mantener su posición natural es primordial para respetar su desarrollo, un bebé no necesita que lo “estiren” para estar más cómodo. Tampoco debe quedar aplastado por el portabebé ni tan holgado que pueda escurrirse dentro del bebé adoptando posiciones peligrosas que no puede corregir por sí mismo. Visualiza su columna en tu mente y procura que todas sus vértebras queden una sobre otra.

    Portear a un bebé recién nacido Granujas Crianza

B)    Tipos de portabebés para un recién nacido

Como hemos visto, lo más importante es que el portabebés se adapte a la fisiología del bebé, que realmente sea adecuado para portear a un recién nacido.
Por ello, es preferible descartar portabebés más rígidos o preformados, que serán adecuados para etapas posteriores del bebé.

  • Fular: es un pañuelo de al menos 3,60m de largo y unos 70 cm de ancho con el que se “anuda” al bebé sobre el cuerpo del porteador. Es el portabebés más versátil, pero requiere de un proceso de aprendizaje para utilizarlo correctamente. (Te doy algunos trucos para quitarle el miedo al fular AQUÍ).

Con un poco de práctica, es realmente útil y cómodo y puede usarse sin problema desde el primer día de vida de tu bebé.

Portear a un bebé recién nacido Granujas Crianza

  • Bandolera de anillas: es un rectángulo de tela con dos anillas en uno de sus extremos que sirven como método de ajuste de la tela. Es un portabebés que también se ajusta por completo a la fisiología del recién nacido, ajustando la tela correctamente.

Es sencilla, cómoda y rápida de usar (una vez aprendido cómo ajustar la tela adecuadamente) para porteo de un recién nacido, al que podemos colocar en posición vertical u horizontal, lo cual es de gran ayuda para la lactancia.

  • Camiseta de embarazo, porteo y lactancia. Este es un producto relativamente nuevo, se trata de una camiseta que ya puede usarse durante el embarazo (como refuerzo para la espalda y sujeción para la barriga), para portear a un recién nacido desde el primer día y hacer piel con piel y como camiseta de lactancia.

Como es un concepto un poco diferente, te lo explico mejor con un vídeo en el que verás todas las opciones de este invento tan ingenioso. Eso sí, para bebés con un poco más de peso, es mejor elegir otro portabebé. En el vídeo te muestro la camiseta Quokkababy.

  • Mochilas portabebé. Las mochilas tienen la gran ventaja de ser muy sencillas de utilizar, pero hay que tener un poco de cuidado al elegirlas para portear a un recién nacido. Aunque muchas de ellas afirman poder usarse desde el nacimiento, tantas costuras, acolchados y accesorios complican bastante el requisito principal de respetar la fisiología del bebé recién nacido.

Aunque nunca van a ser  tan suaves como un fular o una bandolera, hay algunos modelos que podrías usar a partir de los 4kg, como la Emei Baby para recién nacidos, cuyo panel se ajusta mediante anillas (como las de las bandoleras). Te muestro su uso en uno de mis vídeos favoritos <3 con una bebé de verdad que se  quedó dormida a los dos minutos de colocarla en la mochila.

 

 

En definitiva, portear a un recién nacido es beneficioso para el propio bebé y también para el adulto porteador, pero hay que hacerlo del modo correcto y manteniendo unas precauciones básicas.

 

Puedes ver mi selección de portabebés para recién nacido y  aprender a utilizarlos en mi canal de YouTube. Pero si necesitas una asesoría personalizada, solo tienes que contactar conmigo para concertar cita.

 

Las 3 razones por las que deberías usar pañales de tela también en verano

Ya hemos hablado en varias ocasiones de las ventajas de usar pañales de tela, que actualmente no tienen nada que ver con aquellos picos que nuestras abuelas tenían que frotar y refrotar a mano…

Hoy queremos animarte a probar estos pañales ahora que el buen tiempo aún nos acompaña, porque estamos en la época perfecta para usarlos. ¡Y te vamos a explicar por qué!

1.  Dan menos calor que los pañales desechables.  

Cuando llega el verano, buscamos fibras naturales, como el algodón o el lino, para vestirnos de un modo más fresco ¿verdad? No se te ocurría ponerte un chubasquero de plástico en un día de calor…

Del mismo modo, y a pesar de que suelen ser más gruesos, los absorbentes de los pañales de tela  están confeccionados con materiales naturales que facilitan la transpiración de la piel (algodón, cáñamo, bambú…)

Los cobertores, aunque suelen ser de fibras artificiales, también son más porosos que los pañales desechables, fabricados con plásticos derivados del petróleo. El material más utilizado en la confección de cobertores de pañales reutilizables es el PUL (poliuretano laminado), es un tejido ligero y transpirable, porque es micro poroso.

Por tanto, si te pones un bonito vestido de algodón para estar más fresquita, no tiene sentido que envuelvas a tu bebé en capas de plástico.

Además, sobre todo en el caso de varones, mantener sus testículos a una temperatura elevado puede producirle no solo las previsibles irritaciones de piel, sino problemas de fertilidad en su edad adulta.

Si realizas una búsqueda sobre temperatura testicular en niños, comprobarás que los testículos están protegidos por el escroto, pero “fuera” del cuerpo, porque necesitan una temperatura inferior a la del resto del cuerpo. Los pañales de tela ayudarán a mantener la temperatura idónea, previniendo problemas futuros.

 

 

2.  Secan más rápido  

Uno de los principales inconvenientes de los pañales de tela es lo que  pueden llegar a secar… ¡en invierno!  Pero la gran ventaja del calor en cuanto a la colada, es lo rápido que seca la ropa ¡y eso facilita mucho esta tarea!

El sol tiene un montón de beneficios; entre otros, que es la  principal fuente de vitamina D, imprescindible para que el organismo pueda absorber el calcio.

Pero además, como te comento en el artículo en que te enseño a lavar los pañales de tela como un profesional, tiene un maravilloso poder desinfectante.

El verano es la época perfecta para secar al sol tus pañales reutilizables: secarán más rápido, quedarán más blancos, olerán mejor ¡y tu tendal tendrá un aspecto precioso! Eso sí, ten en cuenta que los cobertores sufren con el calor, así que no los dejes demasiado tiempo secando al sol.

3. Pañales de tela para el agua  

A los bebés suele encantarles el agua. Pero si vas a cualquier piscina con un bebé, necesitarás imprescindiblemente un pañal-bañador para bañarle en un espacio público.

Seguro que conoces la opción desechable, pero una vez más, con todos sus inconvenientes añadidos (coste, generación de residuos, temperatura generada…)

Estos pañales, al estar diseñados para meterse al agua con ellos, no son absorbentes; tan solo retienen los residuos sólidos. Por tanto, cada vez que metas a tu bebé en el agua, tendrás que usar un nuevo pañal, tanto si tu bebé hace caca como si no.

Por suerte,  tenemos una opción mucho más cómoda, barata, saludable y bonita ¡los pañales de tela para el agua!  Puedes encontrarlos bajo muchos nombres: pañales de natación, pañales de agua, braguitas de natación, pañales acuáticos, swin diapers

Estos pañales, al igual que los desechables, están diseñados para retener las deposiciones sólidas, pero tienen una gran ventaja ¡son lavables y reutilizables! Así que en lugar de acarrear paquetes de pañales a la playa, solo necesitas llevar un par de bañadores (igual que llevas para ti). No necesitas poner un pañal desechable debajo, porque suelen confeccionarse por tallas que permiten un ajuste óptimo en la cintura y los muslos, de manera que no hay fugas durante el baño.

Estas son tres grandes ventajas de los pañales de tela para la estación estival ¿se te ocurre alguna más? Te recuerdo que si tienes cualquier duda referente a los pañales de tela, puedes concertar una asesoría conmigo en la que resolver todas tus dudas.

Y si ya has decidido usar pañales de tela, puedes ver nuestro surtido en la tienda on line de Granujas.

Verdades y mentiras sobre lo que puedes hacer y tomar durante la lactancia materna

Cuando estamos embarazadas, tenemos muy claro lo que podemos y no podemos tomar, porque el bebé está en nuestro interior. Pero ¿qué pasa en la lactancia?

La premisa principal es que, al igual que en el embarazo, lo que consumes puede llegar a tu bebé a través del pecho, pero muy filtrado; tu bebé recibe lo que necesita en forma de nutrientes específicos.

No obstante, es recomendable tener cuidado con determinadas sustancias.

Principales consultas

Como sabrás, soy asesora de lactancia formada en Amamanta y soy voluntaria en el hospital. Como asesora recibo numerosas consultas sobre las sustancias que pueden pasar a la leche materna, pero las más habituales suelen ser sobre medicamentos, alcohol y tabaco.

Alcohol

En el blog de Granujas, ya hemos hablado del alcohol y la lactancia. La cantidad de alcohol en sangre alcanza su punto más alto entre media hora y una hora después de su consumo. La leche materna toma gran parte de sus nutrientes del torrente sanguíneo. Por tanto, cualquier madre lactante que desee consumir alcohol debe hacerlo de un modo responsable y moderado, teniendo en cuenta que debe pasar un tiempo prudencial  (una media de dos horas) entre el momento de beber alcohol y la siguiente toma del bebé.

Ten en cuenta que si tu bebé tiene menos de seis meses, las tomas serán más continuadas y será complicado tener ese tiempo para esperar a que disminuya tu nivel de alcohol en sangre.

Tabaco

Es evidente que el tabaco es malo para la salud de cualquier adulto; por tanto, es obvio que es nocivo para un bebé que se vea obligado a ser fumador pasivo. El principal riesgo se debe a la inhalación de partículas de humo, que pueden aumentar la probabilidad de infecciones respiratorias, asma y riesgo de muerte súbita.

Además, fumar durante la lactancia genera produce mayor concentración de cotinina, cadmio, mercurio y otros materiales pesados y menores niveles de proteínas, vitaminas y antioxidantes en la leche materna.

Pero estos riesgos se incrementan en los bebés alimentados con leche artificial. Por tanto, es preferible continuar amamantando al bebé, aunque la madre sea fumadora. Si bien, te recomiendo tomar algunas precauciones:

  • No fumes dentro de casa, especialmente en las zonas en que esté el bebé.
  • Deja pasar un tiempo entre el último cigarrillo y la toma (unas dos horas, para reducir la transferencia de nicotina a la leche materna). Es preferible que fumes al finalizarla, sobre todo en caso de bebés más pequeños.
  • No amamantes a tu bebé con la misma ropa que llevabas mientras fumabas. Puedes tener una chaqueta que te pongas para fumar y puedas quitarte cuando cuides a tu bebé.

Medicamentos

La mayoría de los medicamentos sí son compatibles con la lactancia materna, o tienen un riesgo muy bajo en caso de ingerirse.

Pero si quieres asegurarte, siempre puedes recurrir a la web de referencia para las consultas sobre el riesgo de medicamentos y sustancias durante la lactancia materna: e-lactancia.org. Esta web nació impulsada por el Dr. Jose María Paricio, presidente de la Asociación para la Promoción e Investigación de la Lactancia Materna (APILAM), asociación que mantiene y gestiona la página web www.e-lactancia.org. Está formada por pediatras y farmacéuticos, por tanto, la información es de absoluta profesionalidad y se actualiza constantemente. Y te adelanto que la mayoría de medicamentos son compatibles con la lactancia, diga lo que diga el prospecto correspondiente.

En esta increíble base de datos puedes consultar el riesgo que supone para la lactancia introducir cualquier sustancia en tu cuerpo, con una escala basada en colores (tipo semáforo), sencilla, clara e intuitiva.

Y digo “cualquier sustancia” porque si bien la mayoría de consultas se realizan sobre la cantidad de un medicamento que podría llegar a la leche materna, puedes consultar otras sustancias tales como “tatuaje”, “piercing” o “tintes capilares”.

En resumen, el periodo de lactancia materna es una época en la que la mamá debe cuidar su alimentación y sus hábitos, pero no es tan limitante como podría suponerse. La mayor recomendación es que te informes lo mejor posible, para tomar la mejor decisión para vosotros.

Y una última sugerencia: en este artículo te he hablado de la web e-lactancia.org. Esta web se mantiene actualizada gracias al trabajo altruista del Dr. Paricio y sus colaboradores, pero puntualmente necesitan fondos económicos para el mantenimiento de la web, la adquisición de libros… así que si deseas contribuir al mantenimiento y crecimiento de esta web, puedes responder a su petición de ayuda en el grupo de Teaming que han creado para recaudar fondos para e-lactancia  (aportas 1€ al mes, no es mucho por una web tan útil, ¿verdad?)

Por último, te recuerdo que soy asesora de lactancia, así que si te ha quedado alguna duda después de leer este artículo, contacta conmigo y estaré encantada de responder a tus preguntas o informarte de todos los beneficios que tiene la leche materna para ti y tu bebé.

 

Fuentes:

http://www.e-lactancia.org/

http://www.aeped.es/comite-lactancia-materna/preguntas-frecuentes-sobre-lactancia-materna#t48n152

http://www.unamaternidaddiferente.com/2011/12/lactancia-y-consumo-de-alcohol.html