Portear cara al mundo: el peor error que puedes cometer porteando

Lo has visto mil veces, en fotos de famosas e incluso en las instrucciones de portabebés supuestamente ergonómicos:

Niños colocados en portabebés mirando hacia fuera, o cara al mundo, como prefieras llamarlo. 

Con su espalda contra la barriga y el pecho del porteador. Con las piernas colgando, golpeando contra los muslos del porteador. Sin sostén para su cabeza, dormidos como muñecos de trapo.

¿Te has planteado alguna vez si esa postura es buena para ti y para tu bebé?

Hoy vamos a hablar de portear a tu bebé cara al mundo.

Y vaya por delante que es una situación que a mí me pone muy nerviosa…

👉 Por qué no se debe portear a un bebé mirando hacia delante

Primero te lo voy a decir claro y luego te lo explico: 

No se debe portear a un bebé cara al mundo, o mirando hacia delante o hacia fuera (como prefieras llamarlo) porque es peligroso para su salud.

Sé que suena un poco extremista, pero es completamente cierto.

Por eso estoy escribiendo hoy este artículo.

Cuando hablamos de porteo ergonómico y seguro en este post, el punto de partida es que: 

El porteo es ergonómico cuando respeta la higiene postural tanto del bebé como del adulto que lo lleva.

¿Hacemos un repaso de lo que significa esto de la ergonomía a la hora de portear?

  • La espalda del bebé debe ir en forma de C: para respetar la posición natural de su columna.
  • Las piernas de bebé forman una M: en consonancia con el nivel de desarrollo de sus caderas.
  • La pelvis del bebé se coloca en retroversión: es decir, con el periné sobre tu ombligo, para conseguir la C de la espalda y la M de las piernas.
  • A la altura de tus besos: por seguridad  y comodidad. Si te pilla más abajo te pesará más, y más arriba te tapará la vista.
  • Asegurate de que tenga las vías respiratorias despejadas: sobre todo en bebés pequeños sin fuerza ni capacidad para moverse si lo necesitan.
  • El portabebés ajustado correctamente: es más seguro para ambos, tu bebé irá protegido y cómodo y tú te evitas forzar la postura para portearle.
  • El adulto debe ir cómodo y sin tensiones: para disfrutar del porteo, prolongarlo cuanto necesites y comprobar así que lo estás haciendo bien.

Necesitaba repasar los puntos básicos del porteo ergonómico y seguro, para que entiendas por qué no debes portear al bebé cara al mundo.

Porque no se trata de un capricho de las asesoras de porteo, ni de un “porque no”, sino que tiene una base perfectamente lógica, que vas a comprender de inmediato.

Por qué no portear a tu bebé cara al mundo

Ahora voy a explicarte con detalle cada uno de estos motivos (y algunos más) para no portear a tu bebé cara al mundo.

1️⃣ La postura no es ergonómica (ni para el bebé ni para el adulto que portea)

Acabamos de recordar que el bebé debe ir colocado dentro del portabebés y sobre tu cuerpo de manera que: 

  • Su espalda esté curvada en forma de C.
  • Sus piernas formen una M, con el culete más bajo que las rodillas.
  • Su periné se apoye sobre tu cuerpo para mantener esa posición.

La idea es que el bebé adopte la postura natural que tiene cuando lo coges en brazos, sin portabebés.

✅ Analicemos la postura de la espalda del bebé ¿dónde está la famosa “C”?

Cuando el bebé (o el niño) va colocado sobre tu pecho (o incluso a tu espalda) con la cara hacia ti, la posición ergonómica la adopta de manera casi natural, porque es como si se “posara” sobre ti.

Pero cuando lo pones mirando hacia fuera, con su espalda contra su pecho, es imposible que su columna consiga formar una C.

Es más, va con la posición justo al contrario, arqueando su espalda para adaptarse a tu cuerpo, tu pecho y tu barriga.

Es decir, que en cuanto a la espalda del bebé, no solo impides que adopte una buena postura, sino que lo obligas a ponerse justo en la posición contraria a la que debería tener.

✅ Fíjate ahora en las piernas del bebé: sin rastro de la “M”

Esta es la famosa “posición ranita”:  las piernas del bebé deben formar una M, los picos de arriba serían sus rodillas y el pico de enmedio, el culete del bebé.

Pero ¿saber por qué es tan importante esta postura?

Pues porque las caderas de tu bebé están en formación aún y debes facilitarle una postura saludable para favorecer su correcto desarrollo.

Esa postura es:

  • con las caderas abiertas.
  • teniendo los muslos apoyados.
  • favoreciendo la inclinación correcta para caderas y muslos.

Si quieres profundizar en el por qué, te dejo un enlace sobre la displasia de cadera de Merce, la creadora de Porteo Adaptado, que te lo explica con todo lujo de detalles.

Para conseguir esta postura es por lo que las asesoras insistimos tanto en que, al colocar cualquier portabebés, la tela debe llegar de una corva a otra del bebé.

De este modo, aseguras que los muslos están apoyados y le ayudas a mantener las rodillas alzadas por encima de su culete.

Pero esto solo es posible cuando el bebé va mirando hacia ti, claro.

Si colocas al bebé mirando hacia fuera, cara al mundo, ya es imposible colocar la tela de corva a corva: inevitablemente, tu bebé irá colgando, forzando la postura de sus caderas en formación.

✅ Y aún hay más, ¿qué soporte tiene el cuello y la cabeza de tu bebé?

Si no es recomendable llevar a ningún bebé mirando hacia afuera, esto es especialmente perjudicial para los más pequeños.

Como aún no tienen control de su cuello ni soportan el peso de su cabeza, llevarle cara al mundo es forzar su cuello sí o sí, vaya despierto o dormido.

Además, si su cabeza baja hasta pegar su barbilla con su pecho, puede obstruir sus vías respiratorias ¡y tú no lo podrás ver!

Mucho mejor que vaya recostado sobre tu pecho, con la cabeza cómodamente reclinada sobre ti, sujeta con la tela del portabebés y dentro de tu campo de visión,  para una seguridad total.

✅ De remate: visualiza dónde recae todo el peso del bebé

Aparte de la posición de la espalda y de las caderas del bebé,  hay otra parte del cuerpo claramente afectada por la posición, que es la zona genital de tu bebé.

Para que lo visualices, ¿te has puesto un arnés alguna vez? 

De los de escalada o de seguridad, con los que todo tu peso recae sobre tu zona genital. Es muy, muy incómodo.

Pues eso mismo le haces a tu bebé al llevarle en posición cara al mundo. 

Puedes pensar que tu bebé va “protegido” por el pañal, que es una capa de acolchado “extra” en esa zona. 

Pero si lo mantienes en esa postura, puede generarle irritaciones en la cara interna de los muslos e incluso infecciones de orina.

2️⃣ La sobre-estimulación puede saturar a tu bebé

Creeme: un bebé pequeño no necesita estímulos adicionales para desarrollar su inteligencia.

Solo con estar a la altura de tus ojos, participando de las rutinas diarias, oyendo tu voz y “protegido” por tu cuerpo es más que suficiente.

Luces, sonidos, colores, movimientos… El mundo puede llegar a ser abrumador para un bebé.

Si lo llevas cara al mundo, no puede descansar cuando el entorno se le haga excesivo, apoyándose en tu pecho y durmiendo, protegido por los latidos de tu corazón.

Yendo cara al mundo, si se duerme de puro agotamiento, su cuello y su espalda están en una posición forzada.

Además de que no le estás viendo la cara y lo mismo no te enteras de que se ha dormido hasta pasado un rato.

3️⃣  Y ¿qué pasa con el adulto que portea a un bebé cara al mundo?

Al igual que para el bebé, esta posición también es perjudicial para ti.

Es mucho más difícil llevar encima algo que sobresale de tu cuerpo que algo que “se integra” en ti, que te “abraza”.

El bebé que va mirando hacia fuera, se inclina hacia adelante por la curvatura natural de su cuerpo, lo que provoca que:

  • Se desplace tu centro de gravedad y tengas que esforzarte para mantener el equilibrio.
  • Fuerces la espalda, echando los hombros hacia atrás para compensar el peso adicional del bebé echado hacia delante.
  • Pierdas las “manos libres” porque tienes que ir sujetando la cabeza del bebé (en los más pequeños) o su cuerpo para que no te “tire” y sientas que os caéis.

Como ves, esta postura es completamente antinatural y físicamente reporta muchas molestias para ti y para tu bebé.

👉 Cómo portear correctamente a un bebé que “quiere ver”

Puede que después de todo lo que te he contado, estés pensando:

 Vale, Sara, me has convencido, es una postura mala e incómoda para mí y para mi bebé. Pero es que ¡quiere ir mirando hacia fuera! ¿Qué hago?”

Esto pasa cuando los bebés empiezan a ser un poco mayores; en función de su desarrollo, tendrán más curiosidad por el mundo.

Aquí es cuando debes plantearte portear a la cadera (por ejemplo, con bandolera) o pasarte al bebé a la espalda, lo suficientemente alto para que vea por encima de tus hombros.

Si quieres saber cómo llevar a tu bebé a la espalda o a la cadera, te dejo un montón de vídeos.

Tú eliges qué portabebés te resulte más cómodo y sencillo (tu bebé seguro que también tiene algo que decir. 😉

Qué portabebés elegir y cómo usarlos para llevar a tu bebé “viendo el mundo” en una posición ergonómica

Como siempre digo, no hay un portabebés perfecto para todas las ocasiones.

Es como los zapatos; si vas a correr, no vas en tacones; si nieva no llevas sandalias.

O sí… 😉 que esto es muy personal.

Buscas el calzado que te resulte más cómodo y/o práctico para cada situación ¿verdad?. 

Pues con los portabebés, es lo mismo.

Por eso, aquí te dejo mis vídeos para portear al bebé a la espalda o la cadera, organizados según el portabebés que quieras utilizar.

✅  Bandolera

Mi portabebés favorito para llevar a un bebé a la cadera es, sin duda,  la bandolera. 

Te sirve para bebés pequeñitos y también para los niños grandes, porque es rápida y sencillo de colocar.

Aquí tienes una lista de reproducción con un montón de trucos para sacarle todo el partido a tu bandolera.

✅ Mochila

Es uno de los portabebés más buscados, porque aprender a usarlo es, a priori, más sencillo que un fular o una bandolera.


Lo que da es más reparo para pasar al bebé a la espalda, pero aquí te dejo mi supertruco para pasar al bebé a la espalda con mochila sin soltar los tirantes:

✅ Mei tai y meichila

¿Te he dicho alguna vez que adoro los mei tais y las meichilas?

Es un poco como el camino intermedio entre los fulares y las mochilas.

También te cuento cómo colocar un mei-tai o meichila a la espalda. 

✅  Fular elástico

La mayor ventaja de los fulares elásticos es que permiten los preanudados; aunque no es la opción más ergonómica, es de gran ayuda para empezar a familiarizarse con este portabebés.

Te dejo un vídeo para preanudarte el fular elástico a la cadera.

✅  Fular tejido

El fular es el portabebés más versátil, el que más posiciones permite, y del que te encontrarás un montón de nudos.

Lo primero es que le pierdas el miedo a portear a tu bebé en fular.

Después, pasártelo a la espalda será pan comido. 😉

Puedes llevarlo, por ejemplo, como un rebozo a la espalda.

También tienes la opción de llevarle a la cadera, te cuento un par de maneras de hacerlo:

1)Haciendo un bucle a la cadera

2)Ayudándote con anillas

Ahora ya tienes todos los trucos reunidos; solo tienes que elegir la mejor manera de portear a la espalda o la cadera para ti y tu peque.

👉 Respeta el desarrollo de tu bebé y evita portear cara al mundo

Como ves, hay muchas maneras de que tu bebé pueda ir viéndolo todo sin necesidad de portear cara al mundo.

Espero que no te haya quedado ninguna duda después de leer este post, pero si tienes alguna pregunta, no dudes en contactar conmigo.

Estoy segura de que, entre ambas, encontraremos la mejor opción para que evites portear a tu bebé mirando hacia fuera.